Los viajeros de negocios tienen la vida que muchos quisieran. Su trabajo implica viajar a nuevos destinos y entrar en contacto con culturas diferentes. Profesionales, ejecutivos y emprendedores que lo están haciendo bien, y de quienes se puede aprender muchas cosas; desde cómo viajar, hasta lecciones de ética laboral.

Hemos seleccionado algunos tips, para que tome nota de estas lecciones de vida de los viajeros de negocios que permitan mejorar sus propias experiencias de viaje y por sobretodo de trabajo.

Visión. El solo hecho de viajar en busca de mayores ventas y nuevos mercados es una señal de una mente visionaria y una persona que va más allá de la zona de confort.

Mente abierta. Están acostumbrados a aprender nuevas palabras, probar nuevas comidas y adaptarse a culturas diferentes. Todo sea por conseguir el objetivo del viaje.

Practicidad. El viajero de negocios siempre toma la opción más práctica: viaja con una maleta de mano, dobla su ropa en rollos para que quepa mejor, se hospeda en hoteles con señal de Internet gratuita y que estén cerca del aeropuerto o los sitios en donde estará trabajando.

Delegar tareas a la tecnología. Viajero de negocios que se respeta está armado con aplicaciones móviles y gadgets que le hacen la vida más fácil. Además, se mantienen actualizados en este tema.

Puntualidad. Abordar aviones, llegar a tiempo a citas importantes y hacer el check-in en el hotel a tiempo son tareas que requieren de esta cualidad de carácter.

Presentación. ¿Alguna vez has visto a un viajero de negocios en fachas? Ellos saben que su apariencia es indispensable para crear una buena impresión en los clientes y proveedores potenciales.

Organización. Estos personajes tienen el tiempo contado y, por lo general, tienen que realizar una gran cantidad de actividades en un lapso de tiempo limitado. Esto los obliga a utilizar una agenda para optimizar su tiempo y sacarle el máximo provecho.

Fortaleza. Aunque parece idílico, el estilo de vida de los viajeros de negocios es demandante, tanto física como mentalmente. Lo hacen porque saben que viajar es necesario para expandir sus horizontes y crecer, tanto financiera como profesionalmente. 

Finanzas cuidadosas. Naturalmente, son muy cuidadosos con sus gastos y mantienen un registro minucioso de sus viáticos, ya que es la empresa quien los cubre.

Saben combinar el trabajo con el placer. Un viajero de negocios sabe que, si organiza su tiempo correctamente, puede aprovechar cada uno de sus traslados para explorar un nuevo destino y vivir experiencias únicas.

Fuente: CityExpress.com