La ruta del Enoturismo en Chile

tips relacionados

En la actualidad existen 73 viñas abiertas al turismo, ubicadas desde la IV a la VIII Región. Más al sur, en las cercanías de Traiguén, Perquenco, Futrono, La Unión y Río Puelo, también existen pequeñas y exclusivas viñas, a las que pueden acceder los turistas más aventureros.

Para la mayor parte de los chilenos, no pareciera estar en su imaginario la idea de visitar una viña, o de pasar la tarde recorriendo un viñedo. Pero es solo apariencia, el turismo de viñas o enoturismo no para de crecer y las viñas chilenas están siendo cada vez más visitadas por los turistas nacionales y extranjeros —estos últimos principalmente brasileños y europeos—virtuosas tierras criollas están convirtiendo a nuestro país en una verdadera potencia comercial vitivinícola, y de estas cualidades se aprovechan las viñas, que buscan hacer vivir a los visitantes una experiencia sensorial de cuerpo y alma, rodeado de  hermosas locaciones y parajes del Chile central.

En la actualidad existen 73 viñas abiertas al turismo, ubicadas desde la IV a la VIII Región. Los tours o paseos incluyen degustaciones de cepas, entre otros servicios gastronómicos y turísticos. En algunas viñas es posible recorrer y hospedarse en las antiguas casas patronales, visitar museos de variados tipos y tamaños e incluso contemplar los cielos estrellados.

De norte a sur, la Ruta del Enoturismo en Chile comienza en la cercanía del desierto de Atacama, en las alturas de los valles de Elquí y Limarí, y se despliega hacia el sur, por los valles de Aconcagua, Casablanca, San Antonio-Leyda, Maipo, Cachapoal, Colchagua, Curicó, Maule, hasta llegar al valle de Itata, en Ñuble, la frontera sur de la ruta del enoturismo nacional; una de las más extensa y diversa del mundo.

El Valle de Elqui conforma la frontera norte de la Ruta del Enoturismo, un lugar donde el cielo azul está garantizado todo el año. Mientras que, el Valle de Limarí, si bien está poco desarrollado turísticamente, no quiere decir que el vino no sea de clase mundial. Las viñas Tamaya y Agua Tierra son famosas por sus Chardonnay y Sauvignon Blanc. Mientras que las viñas Falernia y Cavas del Valle están abiertas al público. En ésta última se producen con dedicación vinos orgánicos de manera artesanal. Para los aficionados al pisco, en Elqui como en Limarí, hay tours y degustaciones de este apetecido brandy nacional.

Con paisajes y servicios para todos los gustos y bolsillos, los viajeros pueden recorrer y apreciar la grandeza de las plantaciones de diferentes formas: en carruajes, a pie, a caballos, en bicicleta, en vehículos, en helicópteros hasta en globos aerostáticos y en embarcaciones.

” Gracias a la fertilidad de la zona, Cachapoal y especialmente Colchagua, se convirtieron desde la Colonia, en importantes productores del vino que se consumía principalmente en Santiago. Aunque el volumen de producción era menor que el obtenido en la capital y sus alrededores, la excelente calidad de los viñedos colchagüinos le otorgó una reconocida fama, incluso más allá de las fronteras del Reino de Chile. Esta orientación agrícola es patente hasta la actualidad, por medio de numerosas viñas de calidad distribuidas en localidades como Rengo, Santa Cruz y San Fernando. ” (memoriachilena.gob.cl)

Considerado de clase mundial, la Ruta del Vino de Colchagua incluye trece bodegas productoras de vinos tintos y blancos, reconocidos internacionalmente por su excelente calidad. La zona tiene una gran oferta de hoteles, restaurantes, tiendas típicas, servicios turísticos y el museo privado más grande de Sudamérica. La cultura tradicional criolla cumple un rol igual de relevante: los pueblitos de Chimbarongo, Paredones, Lolol, Marchigue y Pumanque destacan por su alto valor patrimonial y raices campesinas. Los Tour de Viñas las componen las viñas Casa Silva, Koyle, Lapostolle, Los Vascos, Montes, Montgras, Neyen Santa Cruz, Ventisqueros y Viu Manent.

Un poco más al sur, el Valle de Curicó es considerado como la región viñatera más grande del país y la que tiene una mayor variedad. Junto a las 17 viñas que ofrecen programas de visitas, puedes conocer balnearios, caletas y escenarios naturales de gran belleza como el lago Vichuquén, las Reserva Nacional de Laguna Torca, Radal Siete Tazas, las Salinas de Boyeruca y el volcán El Planchón. Los Tour de Viñas las componen las viñas Alta Cima, Aresti, Correa Albano, Echeverría, Las Pitras, Mario Edwards, Miguel Torres, Millamán, San Pedro, Valdivieso y Viñedos Puertas.

Los tours o paseos incluyen degustaciones de cepas, entre otros servicios gastronómicos y turísticos. En algunas viñas es posible recorrer y hospedarse en las antiguas casas patronales, visitar museos de variados tipos y tamaños e incluso contemplar los cielos estrellados.

Ads

Tendencia

Viajeros de negocios ¿quiénes son y cómo lo hacen?

Los viajeros de negocios tienen la vida que muchos quisieran. Su trabajo implica viajar a nuevos destinos y entrar en contacto...

Con propiedad crea tu propio paraíso terrenal

Bravo Spa Inmobiliaria tiene inmejorables ofertas en bienes raíces, una buena opción a la hora de invertir. Por ejemplo vende terrenos loteados de 200 m2...

Enoturismo en el Valle del Maipo

“Creación del destino enoturístico del Valle del Maipo”, es el nombre del proyecto que busca generar una marca sectorial y que agrupará productos, servicios...